Venganza

La Venganza

No lo hagas. No importa lo que tu ex haya hecho, no tomes venganza. Siempre es mejor tomar el mejor camino y ser la mejor persona.

Si lo deseas, puedes pensar en eso como el karma, y que cualquier cosa mala que el ex te haya hecho finalmente volverá a golpearlo. La vida no es tan ordenada como eso, y por desgracia, hay gente que se sale con la suya haciendo cosas bastante horribles y no pagan las consecuencias directas. Pero alguien que continuamente trata mal a los demás eventualmente las paga.

También puedes pensar que caer tan bajo, como para cometer actos de venganza es solo ensuciarte a ti mismo. Eres mejor que eso. Si tu deseo de venganza es porque tu ex te hizo algo malo, entonces recuerda que eres mejor que eso y no deseas estar en ese nivel.

Para mí, la razón más abrumadora para no llegar a situaciones de venganza es el mismo tema que he repetido una y otra vez en esta guía. Desde el momento en que tu ex rompe contigo, toda tu atención debe centrarse solamente en ti, en tu sanación y tu futuro.

venganza

Cada vez que te pasas pensando en escenarios de venganza contra tu ex estás prolongando el dolor. Se siente bien, casi como una droga, el pensar en hacer esto o lo otro a tu ex.

Pero la realidad es que no importa para ti, no te ayudará. Simplemente te mantiene enfocada en el ex, una pérdida de tiempo, que deberías enfocar en ti mismo/a, seguir adelante y si haces algo lo más probable es que te sientas más vacio/a. Si te atascas en la venganza y la rabia no avanzarás nada.

Hay un cliché, es que la mejor venganza contra tu ex es vivir bien. Hay algo de verdad en eso.

Pero para mí es fundamentalmente errónea porque la atención se centra todavía en el ex y en estar mejor que él/ella. Es todavía seguir teniendo sentimientos de algún tipo hacia tu ex. No hay competencia entre tú y tu ex de conseguir una nueva pareja, tener una vida mejor, o puntuar más alto en alguna escala de la felicidad imaginaria. No puedo repetirlo suficientemente: nada del ex, importa. Es todo sobre ti.

Algún día, ojalá más temprano que tarde, podrás realmente superar a tu ex. Y cuando lo hagas, te darás cuenta de que la venganza, competencia y las comparaciones no tienen sentido. El odio, deseo de venganza, desprecio, amargura... todos siguen siendo emociones y sentimientos hacia tu ex y distraen tu atención de donde debe estar: en TI.

Cuando estés completamente curado/a, sentirás lo que es realmente la antítesis del amor: la indiferencia. Lo que tu ex está haciendo, su nueva relación sentimental… nada de eso importa más que la simple curiosidad de alguien de tu pasado. Ya no tiemblas al decir su nombre y no tienes miedo de toparte con él/ella, la idea de que él/ella este con una nueva pareja no causa una sola emoción.

Es sólo un recuerdo de tu pasado.

.